Seguidores de lo oculto

miércoles, 29 de junio de 2011

El odio


Hay personas que piensan sobre el sentimiento del odio como algo incorrecto… como un mal que debería ser sacado… como si el error seria odiar o peor aun asignándolo al diablo. Yo creo que están equivocados, el entendimiento y la superación de ese sentimiento es necesario para el crecimiento personal.

No puedo dejar de interesarme en cómo actúa el odio, en cómo deja un espacio para la planificación. ¿Alguna vez odiaron?, ¿ No sintieron como comenzaban a planear las acciones consecuentes al encuentro de la aquella persona odiada?. No es necesario pensar directamente en su muerte, pero si en un mal generado. Puede que sean pensamientos destructivos pero lo veo totalmente importante para que una persona entienda que las resoluciones a veces no tienen que ver inevitablemente con la persona odiada, esas limitaciones “a partir de” que nos ponemos siempre están en muchísimos ámbitos, pero es un motivo que alimenta en el caso del odio, produciendo que dicho sentimiento pueda ser potencialmente peligroso. Al sentir la amenaza odiamos, nos limitamos nuestra solución por actos o consecuencias de la otra persona. Pero es acá cuando un crecimiento significativo puede alterar nuestro estado, ya no viendo que la respuesta siempre está en la destrucción de la otra persona, sino que tiene que ver con un cambio en la estructura de nuestro propio pensamiento. Nuestra propia destrucción por decirlo de otra manera. Eliminar la impotencia y encontrar diferentes salidas no solo socialmente aceptadas, sino aceptadas en nuestra ética.

Odiar es un mecanismo de defensa y tiene que actuar cuando es necesario. Si no odiáramos moriríamos de sufrimiento, porque este sentimiento elimina el dolor. Si, podemos estar desesperados, si, podemos enloquecernos imaginando el error que está cometiendo la otra persona no valorándonos en este preciso momento, pero se elimina el dolor con una actividad cerebral vertiginosa. Aunque… uno no cambiara nunca aquel odio por el crecimiento personal si no entiende un poco más el papel que uno juega, no victimizándonos, sino reflexionando aquello de nosotros que pudo producir ese mal momento, aquello que eludimos asignándolo a otra cosa.

Es muy interesante observar una persona que contiene odio. Y cómo se pierde en sus planteamientos, incluso uno puede comenzar a hablar, y a veces solo a veces ver que las palabras soltadas contienen cierta lógica sorprendente. No veamos solamente el caso de asesinos totalmente desequilibrados, veamos también aquella otra parte totalmente atractiva. El hablar y notar que la otra persona está completamente consciente de cada reflexión asimilada, los cabos encajan perfectamente en toda su explicación. Y es que todo está bien, incluso el odio puede llevarnos a altos niveles de profundidad de pensamiento. Pero es que tal vez, solo tal vez, algo falta… y es que esa persona que odia, se frene tan solo por un instante, se vea odiando y entienda lo hermoso de aquel sentimiento, y en cómo puede transformarlo de una manera impensada.

sábado, 25 de junio de 2011

Descoloración de la vida


cansado de estar tan dolido..
mira ya no su espacio
sino lo que hay allá
tras los vidrios de las ventanas del colectivo

el mundo está perdido..
o el será él que está herido?
la visión se distorsiona
y no solo por el desenfoque de la humedad
brillando en sus ojos
acumulándose en lágrimas,
él ya siente el efecto de un parasito en su mente..
que cambia cada cosa que ve por algo diferente..
el ya está loco..

empieza a mirar desesperado de un lado a otro..
no siente la felicidad que antes sentía en las cosas
E intenta encontrar la respuesta que se le presenta..
esa es la verdadera razón por la cual comienza a buscar y a buscar en el exterior
y esa es la razón por la que muchas veces también tu miras
 intentando comprender algo mas en esta patética vida
por eso se intriga por cosas externas
pues todo dentro ya se encuentra podrido y muerto..
aquellos ojos intensos se detienen en detalles que otros ni siquiera comprenden
nunca lo percibirían siendo tan indiferentes..

… y es que divisa una risa de una madre con su niño
es solo la desgracia de no poder reír así
nada parece aun tener sentido..
mira los asientos de atrás..
una pareja mantienen juntas sus manos..
y sus miradas se perdían el uno con el otro
terminando en un pacto sellado con un beso..
se ríe irónicamente..
se da cuenta que la vida lo puso allí
haciéndolo parecer demente..
El proceso se activa de nuevo.. el impulso surge
Un pensamiento formándose en concreto

posiblemente esa pareja termine disuelta
tal vez el chico le destrozaría el corazón al comenzar a actuar
como si ya no hubiese la misma conexión,
o más seguro aun, ella lo engañaría con otro.. para luego volver llorando pidiendo perdón..
Se enoja de su predicción..

finalmente no tiene nada más que ver tan allá.. solo le quede un espacio mínimo...
solo un pequeño espacio que le falta explorar
se empieza a sofocar en aquel lugar cerrado y diminuto..
todo lo demás carece del brillo de antes..
 
se estremece un poco y se acurruca esperando..
le quedaba mirar a su costado..
….
el asiento vacío.. no hay nadie a su lado..
siente un frio en su cuello que estaba helado..
el viento proveniente de una pequeña abertura
en una ventana cercana que no se había dado cuenta..

se está cayendo a pedazos.. no puede evitar contener el llanto
se sofoca.. se tapa la cara
con sus manos temblando
pero aquellas manos no pueden cubrirlo
se siente desprotegido
esas manos se están desplomando
como una escultura que comienza a agrietarse
conformando aquello sus venas
ve el polvo escurriéndose..
cayendo al piso..
 luego comienza a escarbar su cabeza..
se arranca los pelos..
casi gime del desprecio..
aprieta sus dientes, no tiene consuelo..
Va a morirse…. Va a morirse allí mismo
se estaba enloqueciendo, el dolor termina llenando la totalidad de su espacio incierto
no hay más tranquilidad, todo se intensifica y termina siendo intensamente dañino
vertiginosamente enfermizo y terrorífico..
y aquel dolor parece comenzar a tomar el control de su cuerpo
parece como si contaminara el aire que luego ingresaría por su cuerpo.
cierra sus ojos para ya no ver.. pero sigue percibiendo aquello que no quiere obtener..
ese sentimiento de dolor ya no era el aire sino todo el mundo.. o inclusive el universo..
aquel universo quería converger en un punto dentro de su pecho..
ese hecho fue la culminación.. la inexistencia total de esperanza..
todo se vuelve perdición.... .. .. ningún lugar..
falta total de alegría..
descoloración de la vida…
el universo (conformado de dolor) se reduce y se encierra hasta entrar en él.

y ya todo es un infierno.. estalla los trozos..
y caen al suelo..

..