Seguidores de lo oculto

lunes, 19 de mayo de 2014

Diferentes perspectivas...




Me gustaría hacer de cuenta  como si esta noche no sería igual a otras. Frustra demasiado el aire de domingo perdido.
Quise, entonces, hacerle un engaño a mi mente, al menos por un rato, y pienso en cómo aprovecharía esta noche si mañana no debiera cumplir con mis obligaciones. 
El experimento funciona, porque contrariamente al disparo del mecanismo que me mueve a preocuparme, puedo sentir una renovada motivación. Algo que me sorprende porque jamás pensaría en encontrarme con experimentar esto, uno se prepara para otra cosa. Si, es cierto que contamos con días de feriados, o en donde debemos realizar cosas importantes como chequeos médicos o algún trámite. Pero no es lo mismo. Directamente en esta experiencia uno se encuentra de manera inesperada con esa sensación de safar de algo tedioso y problemático tal si se escapara exitosamente...
Me hizo sentir alegre y que mi vida tenía otros tonos de colores deslumbrantes. Más feliz y despreocupado.
Quise saber que es lo que se sentía relajarse completamente y dejar el terror a un lado.

Pero... aunque me separen apenas horas de lo que no quiero, yo aun sigo resistiendo la determinación de que puedo aprovechar el día, por más de que las nuevas imágenes sean solo una respuesta desesperada a la inevitable falta de algo, una fantasía. De que no todo esta perdido.
Mi mente intenta dispersarse, pero siento que muchas cosas hay para solucionar. Mis problemas se resumen a factores sociales. He notado que en lo personal estuve trabajando duro durante largo rato para equilibrarme. 
Sin embargo aquellos de carácter social, como decía, comienzan a dar vueltas, confundiéndome... disfrazándose de cuestiones que tienen que ver solo conmigo y nadie mas. En realidad se sumergen y nos alteran hasta hacernos encontrar referencias donde no las hay y conectarlo absolutamente todo. Aun si todo volviera casi como antes... no funcionaría. Ya somos distintos...
No hay entre esos problemas nada parecido a lo tuyo...
porque mientras vos no estés... parece que todo sigue empeorando... y nunca jamás se va a arreglar.