Seguidores de lo oculto

domingo, 18 de junio de 2017



Hay un miedo profundo, quizas es algo que este bien oculto dentro de nosotros.
Un miedo que muy pocas veces siento.
Aparece cuando me siento, un poco mas solo.
Quizas estando en mi cuarto sin nadie mas, aunque toda mi familia este en mi casa.
Es como si estuviera aparentado con... el miedo a ser olvidado, a ser inexistente en la vida de los demas, a no ser importante.
Me doy cuenta que en ese preciso momentos yo estoy pensando en ellos, en todos mis conocidos, mientras ellos... estoy completamente seguro, no estan pensando en mi. Es un miedo... existencial.

Un punto en donde el pasado el presente y el futuro se juntan... yo estoy aqui... y veo tantas cosas... pero el enfasis, lo que mas puedo notar es... el miedo, es lo unico seguro.
El miedo que desespera y frustra cada idea.
Un miedo que crece en este preciso momento cuando entiendo un poco mas de los alejamientos y de las personas que perdi. Mis amigas, mis alguna vez pretendientes, mis conocidos.
Cada persona es un mundo que jamas podre comprender. Es un miedo creciente que se hace mas fuerte a medida que pienso... que se suma con otros miedos.
Miedo a la soledad, a la intrascendencia.
A lo extraño y los detalles encontrados que hacen de todo algo mas desconocido. A esa pizca de terror que comienza a inundar las escenas transformandolas en siniestras.
Todos con sus vidas... tan atentos a lo que hacen en esos momentos.. y yo... aca.
Puedo recrear lugares, inventar situaciones... incluso personas... pero es solo un viaje de mi mente.
Miedo al rincon quieto donde hay mas oscuridad... miedo a la vida de objetos inanimados... la gota callendo en la pileta del baño... el reloj sin pilas... la mirada del muñeco en un estante del living familiar utilizado como decoracion.
Quizas haya desolacion en mi mundo...
Ni siquiera hay un monstruo cazandome.
Solo la desencajante vida que tengo... la desubicacion dentro de un mundo personal...
la falta de sentido de los segundos que se acumulan en un pisar de instantes que crean mi presente.
Es la falta de consuelo... y es la creacion de fantasias... imaginando un abrazo esperado que nunca llegara.
Es verse viendose y ese que mira mirandose, estando asustado.
Cuando tu lugar deja de sentirse como tal y actuas por acostumbramiento a como si lo fuera. Y no sabes actuar de otra manera, no te sale de otra manera. Y auque algo te molesta no hay forma de hacer algo diferente.
Y fue cuando entendi que todo estaba perdido. No era conseguir cautivarla o generar sentimientos de atraccion, no era mendigar cariño. Era simplemente saber que le importaba.
El nudo dolio en su garganta y su vulnerabilidad crecio hasta dejarlo seco.
Miro su mano en un gesto de notarse siendo el mismo. Se sintio la cosa mas vulnerable del mundo. Se sintio... insignificante. Era el miedo multiplicado por mil...
ya no de presentir el peligro... sino que era mas oscuro.
Era ver al peligro entrando, ya ingresando en el sistema. Un fluido bizcoso yendo por sus venas, manchando las neuronas de su cabeza. Era saber que estaba infectado, saber que la enfermedad estaba instalada y habia comenzado.
Decidio entonces que moriria.

espejo

te preguntaras por que yo estoy aquí y tu ahí,
en el mundo real. Te mortificaras con esa clase de preguntas cuando tu vida vaya mal, cuando el mundo parezca una mentira o te rechace. Volveras a pararte frente a mi.
Casi que se me escapa una sonrisa por verte así viéndome, aunque en realidad estas viéndote.
Hace ya un par de años que no volví a sentir la sensación de que me descubrieras, dejaras de verte y
comiences a verme. Tuve miedo pero poco a poco fui entendiéndolo. Entender la mentira que eres. Porque antes que preferir la cruda verdad prefieres la falsedad.
Odie cuando intentaste tocarme, tocarte, una caricia propia para consolarte, querías llegar realmente a ti mismo como si pudieras cruzar tu carne y rozar tu alma. No te acerques a mi.
Soy una marioneta de ti, pero tu eres peor, sos una marioneta de ellos entonces te odio. Por tener que ser como tu.
Antes que intentes enredarme con tus palabras habladas en voz alta por tu mente, cuando vas a desistir? no hay nadie del otro lado.
El teléfono seguirá sonando, yo lo escucho desde acá. La casa esta vacía y yo no voy a moverme a menos que tu lo hagas.
Tuve por primera vez esa frustración e impotencia, esa pinchazón, esa rabia que me carcomía siempre la cabeza.
Entonces lo entendí... descubrí esa parte de mi que quería con muchas fuerzas que sufriera, que simplemente SINTIERA ALGO. No podía aguantar aquella indiferencia, aquel desprecio.

Esa es la respuesta que tenemos ante las situaciones.
La gente no entiende esa clase de reacciones. A veces se trata de que nos dijeron algo, o nos hicieron algo y nos encontramos ahí gritándole, escupiéndole como una forma de descargo, cualquier clase de palabras hirientes.
Se trata de hacerle sufrir lo mismo que estamos pasando. O al menos en igual proporción. 
Ni uno lo comprende en ese momento, solo le surgen unas ganas increíbles de defenderse, de frenar un ataque. Esa es la verdad, nos sentimos atacados y estamos muy a la defensiva. 
Y no podemos tolerar que se piense así de nosotros y se nos pase por encima sin atenerse a las consecuencias. Entonces actuamos.
Ahhh la envidia, la cólera, la soberbia, aveces corresponde a esto o tiene algún punto de conexión.
Nos sentimos dañados.

Últimamente veo que mi caparazón esta fallando, que esos mecanismos de protección no tienen ni la mínima intensión de salvarme.
Acudo a respuestas sencillas para evitar el problema, taparlo, esconderlo, con la excusa y la promesa de que mas tarde abordare la situación como se merezca.
Pero algo falla, nunca tengo la información completa, o incluso la mínima indispensable, la correcta.
Entre lagunas debo llenar los huecos pero es como armar una supuesta escena con miles de elementos dispersados posibles sin ninguna prueba contundente de que haya sido así. Para colmo el lente, la perspectiva, la subjetividad termina de complicarlo todo. Y mi lógica no es capaz siquiera de acercarse a una verdad.

Mas que un misterio interesante por resolver era simplemente contar con mas detalles el resultado, el caso de mi propia destrucción.
Cual era el punto de inflexión, cual era el error de arrastre.
Algo era seguro, nada, pero nada lograba explicarlo... todo parecía muy poco como para producir esas actitudes tan drásticas. 
No había nada. 
Ni siquiera escondido entre la profundidad de las penumbras,
Ahí en el abismo todo parecía ser el rincón de la agonía perpetua,
el lugar de la perdición con la gloriosa negrura de prisión de psicología siniestra
cegando en su inmortal desierto.
Un color sentenciado a cubrirlo todo inclusive después del fin de los tiempos.
Pero en algún lado en esa desquiciante oscuridad
le parecía sentir que surgía desde el suelo de cenizas negras,
un fuego rodeándolo a él, invisible, atestando todo de miseria.
Se alzaba con sus brazos aferrándose al momento.
Tal vez en realidad algo crepitaba dentro,
produciendo un chirrido semejante al de la madera quemarse
o cualquier combustible frente a la reacción química de la combustión.
Le pareció que en esas condiciones no importaba el espacio,
cuando todo se llena de sombras 
estas actúan sobre las dimensiones físicas
pudiendo "llenar de espacio" un aparente vacío.
El resultado es sorprendente,
infinidad hasta en el cuarto mas pequeño.

Prueba Libros

Prueba Libros 3

Libros Fantasia