Seguidores de lo oculto

sábado, 16 de septiembre de 2017

Starset...






"As we walk in a straight line
Down in the dirt with a landslide approaching"


miércoles, 13 de septiembre de 2017

El último deseo... (The Witcher)




Yennefer le pidió un favor al brujo. Necesitaba su ayuda para atrapar a un djinn, un tipo de criaturas mágicas capaces de concederles deseos a sus amos.
Los primeros motivos emergentes de la cuestión hacían alusión al poder que podía tener una practicante de las artes mágicas con un djinn a su lado. 
Geralt aceptó no sin seguir confundido, aunque confiaba en Yennefer, y  sobretodo la quería. 
No es ninguna novedad que se debe tener cuidado con tal poder, sin embargo no veía a Yennefer ostentando la corona, enriqueciéndose y bañada en lujos. Sabía que sus razones eran más profundas, la notaba demasiado interesada, preocupada. 
La idea era encontrar al djinn buscando sus pasos de a poco. Cosa que el brujo sabía hacer muy bien, no en vano era un cazador de criaturas profesional, pero particularmente él era excepcional en ello.
La investigación los llevó a una congelada montaña. En su pico más alto había un barco destrozado.
Al llegar a este para registrarlo Yennefer rebeló sus verdaderas intenciones.
Ellos dos habían sido juntado por el deseo de un djinn...
"No dejamos de separarnos y volver a reunirnos. Está claro que algo nos atrae del otro. Pero no sé si es un sentimiento verdadero o la travesura de un djinn" " Le pediste al djinn que nos uniera para siempre. Quiero pedirle a este que anule ese deseo" le largó Yennefer a Geralt.
Los indicios le dejaron ver que hubo un accidente en el navío y este fue el causante de la muerte del amo del djinn, dueño también del susodicho barco.
Pero qué hacía un barco allí? no había otra explicación, la hechicera lo supo muy bien.
Al verse en apuros en mar profundo, el amo del djinn pensó rápido en un deseo... 
"cuando estallo la tormenta, debió de pedir un deseo del estilo "llévanos adonde sea, aunque sea a la cima de una montaña" y el djinn se lo concedió al pie de la letra." toda una serie de eventos desafortunados pensaron. 
Cuando el barco cayó con brusquedad durante la teletransportación, se corrió un mueble que le aplasto la cabeza.
Pero al fin encontraron la ultima pieza que necesitaban en el cuerpo del pobre hombre, la otra mitad del sello para convocar la criatura. 
Yennefer conjuró con una palabras un hechizo para traer al djinn que vino desde un extremo de la cubierta, y mientras Geralt de Rivia, el brujo, peleaba ferozmente para controlar al djinn enfurecido, ella intentaba capturarlo con su poder. 

Lo lograron después de un arduo trabajo, esquivando rayos de energía que se les abalanzaban bruscamente.
Era dificil para Geralt dañar con su espada de plata a aquella cosa, no solo por su confección neblinosa, también por la capacidad de esta en aparecer en otro lugar esquivando los cortes ...
"Ves el hechizo que nos ata?... Si lo eliminas, serás libre!" habló la hechicera a aquella pequeña nube tormentosa flotante.
Desde el ser surgió una extraña voz, de un inentendible lenguaje, por lo que Yennefer aseguró romperse definitivamente el lazo mágico. Entonces con un gesto de manos lo liberó.
Después de una explosión, todo terminó... Solo el viento rompía el silencio, todo estaba calmo...
Sentados juntos en el borde de un barco destruido en la cima de la montaña, los dos vieron el paisaje hermoso iluminado por el sol frente a ellos.
Geralt preguntó " Notas algo?  ha... cambiado algo?"
y ella le respondió... " Lo cierto es que... no sé qué esperaba. Quizá algo de vértigo..."
Frenando unos segundos luego prosiguió " Pensaba que... pasarías a ser un desconocido... Que te miraría y no sentiría nada. Pero no es así, en absoluto. No ha cambiado nada..."






viernes, 8 de septiembre de 2017

Etimología del Caos...





La palabra caos viene del griego Χάος (khaos), palabra que en origen designa a un abismo oscuro, “espacio que se abre”, o “hendidura” y procede del verbo χάω. En las cosmogonías y la filosofía griega significa “masa de materia sin forma”. En la mitología griega, Caos era un abismo desordenado y tenebroso que existía antes de la creación del mundo, antes de la existencia de incluso otros dioses y fuerzas elementales, es decir el estado primero del cosmos. Era una divinidad sin culto ni personalidad. Caos creó a Nyx y Erebo: Nyx era la diosa primogénita de la Noche y Erebo el dios primogénito de las tinieblas.
La palabra griega Χάος se asocia con una raíz indoeuropea “gheu” χάω (bostezar, estar abierto, ‘abrirse una herida’ o ‘abrirse de una caverna’) que también estaría presente en la palabra gas.
En el siglo V a. C.  se lo identificó con el aire, adquiriendo solo tardíamente el sentido de «confusión elemental», con Ovidio (Metamorfosis I, 7: «rudis indigestaque moles»).​ La palabra Caos en griego no tiene género, pero cuando esta entidad es representada como una deidad se la considera de género femenino.

Según la Teogonía de Hesíodo, Caos fue lo primero que existió, y luego enumera otras figuras cosmogónicas elementales como Gea (la Tierra), Tártaro y Eros (v. 116ss). Considerar a estas deidades elementales como hijos de Caos es un punto conflictivo, ya que Hesíodo jamás dice de forma explícita que fueran engendrados por aquel. No obstante, muchos expertos lo dan por supuesto al considerar que, al ser Caos la única entidad existente originalmente, las deidades posteriores necesariamente debieron surgir de él. Nix (la Noche) y Érebo sí son referidos de forma explícita como hijos de Caos (v. 124), siendo Éter y Hemera (el Día) sus nietos (v. 125-6).
Nyx, Erebo y Gea, que son las primeras deidades, no creadas por Caos, que no es ningún dios creador, sino emanadas directamente de la materia o sustancia de Caos en la cosmogonía hisiódica, y por eso son los primeramente nacidos o generados, antes de toda generación sexuada de la serie de deidades griegas. Es por eso que técnicamente se les llama los primigenios.



Una importante tradición filológica considera que Caos es la hendidura o resquicio situado entre el cielo y la tierra. Hesíodo relata en la Titanomaquia que Zeus, al lanzar el rayo a los Titanes, hace estremecer a Caos (v. 700), y compara este hecho con el acercamiento entre Urano (el Cielo) y Gea (la Tierra). Este pasaje, sumado al valor semántico de la palabra Χάος, hace admisible la interpretación de Francis Macdonald Cornford, según la cual las palabras del verso 116 (Χάος γένετ᾽) deben traducirse como ‘surgió el resquicio entre la tierra y el cielo’. Geoffrey Stephen Kirk y John Earle Raven refuerzan esta interpretación, y si bien tienen en cuenta la dificultad de que en la fuente Urano derive de Gea en un estadio posterior de la cosmogonía, piensan que lo que Hesíodo quiso decir es que al principio había un todo informe, que el cielo y la tierra formaban una masa indiferenciada y en el principio relatado se separaron: lo primero es esta separación, que luego se reduplica figurativamente en el nacimiento de Urano a partir de Gea y mitopoyéticamente en el relato de la castración de Urano por parte de Crono (v.154ss).4​

Una variante de esta interpretación la da Olof Gigon. Indica que Hesíodo parte de la imagen del cosmos como cavidad formada por la bóveda el cielo y la tierra como suelo, y luego suprime mentalmente a ambos para llegar a un concepto como Caos. Es algo completamente indeterminado, lo que viene indicado por el hecho de que la palabra para designarlo es gramaticalmente neutra. Esto lo acerca al ἄπειρον (ápeiron, ‘lo indeterminado’) de Anaximandro. Para Gigon, bajo la faz de una divinidad cosmogónica semejante se esconde el concepto filosófico de un principio anterior a todo.



Las teogonías posteriores

La tradición órfica en sus fragmentos presenta un Huevo primordial, equiparado con el Caos de Hesíodo. Este Huevo no es lo primero que surge, sino que proviene de Chronos (Orphicorum fragmenta, 54-57).
Otra variante importante presenta Cayo Julio Higino en sus Fábulas. En el prólogo de dicha obra presenta una cosmogonía, donde pone a Caos como descendiente de la Oscuridad. Caos y la Oscuridad conciben luego a la Noche, el Día, el Érebo y el Éter.

En su obra Las metamorfosis, Ovidio describió al Caos como rudis indigestaque moles, «una masa bastante cruda e indigesta, un bulto sin vida, informe y sin bordes, de semillas discordantes y justamente llamada Caos», descripción que se aparta del más antiguo significado del elemento mítico (‘resquicio’ o ‘hueco’), pero que ha determinado la orientación de las interpretaciones en uso desde entonces, hasta llegar al actual concepción familiar de ‘completo desorden’.

---


Cabe decir que en la literatura de horror el autor H. P. Lovecraft hace mención a una deidad, Azathoth que tiene similitudes con "Caos". Él propio lo describe como  "el primer motor del caos, la antítesis de la creación, el necio sultán de los demonios; el que roe, gime y babea en el centro del vacío final"

Es el caos creativo e infinito del universo y el supremo Dios Exterior. Él es el "uno por encima de todos" y el "alfa y omega"

Pese a no ser descrito nunca con exactitud, se deja entrever que Azathoth es una masa informe repleta de tentáculos que habita en el centro del caos primigenio, que en realidad no deja de ser una prolongación de su propio ser. Suele aparecer representado con innumerables fauces y ojos, mostrándose de esta manera como el más puro concepto de confusión y desorden estructural.



Fuentes: http://etimologias.dechile.net/?caos
https://es.wikipedia.org/wiki/Caos_(mitolog%C3%ADa)
http://es.hplovecraft.wikia.com/wiki/Azathoth

domingo, 3 de septiembre de 2017

Psycho pass


El entender a Kougami, significa pensar de la misma forma que él,
Para ver el mundo a través de sus ojos.
Y si lo haces, tu psique podría terminar como la suya.
"Cuando ves hacia el abismo, el abismo también te ve a tí"
Kougami ha estado en la oscuridad por mucho tiempo.
Y sigue estando ahí, incluso ahora.
Quizás para él la única justicia en el mundo solo existe en lo profundo de la oscuridad.
Si quieres buscar algo como eso con él, no hay más que yo pueda decir.

Despersonalización...


La despersonalización es una alteración de la percepción o la experiencia de uno mismo de tal manera que uno se siente "separado" de los procesos mentales o cuerpo, como si uno fuese un observador externo a los mismos. ​Puede ser a causa del uso recreativo de drogas psicótropas, pero más usualmente deriva de ansiedad, y abuso constante emocional. Una persona que sufre de despersonalización siente que ha cambiado y el mundo se ha hecho menos real, vago, de ensueño o carente de significado. Puede ser a veces una experiencia bastante perturbadora, en tanto que muchos sienten que efectivamente "viven en un sueño".

El término "despersonalización crónica" se refiere al desorden de despersonalización, el cual es clasificado en el DSM-IV como un trastorno disociativo. El término "desrealización" es similar y a menudo se usan indistintamente; sin embargo, más específicamente la desrealización es sentir que nada es real, mientras que la despersonalización es sentir que uno está "separado" de su cuerpo o mundo. Aunque estas sensaciones pueden ocurrirle a cualquiera, son más prominentes en desórdenes de ansiedad, depresión clínica, trastorno bipolar, privación de sueño y algunos tipos de epilepsia.

Los individuos que experimentan despersonalización se sienten separados tanto de su mundo como de su identidad y existencia física.​ A menudo la persona que ha experimentado la despersonalización afirma que la vida "se siente como una película" o que las cosas se sienten irreales o difusas, y también se puede sentir falta de concentración, o que cueste más esfuerzo del habitual concentrarse en algo. Además el reconocimiento de sí mismo falla (de ahí que se denomine de esta manera). La despersonalización puede resultar en niveles altos de ansiedad, los cuales pueden incrementar aún más estas percepciones.​ Se presenta en muchas ocasiones en el trastorno límite de la personalidad, determinándolo como un síntoma común en dicho trastorno.

Una causa muy común es que el paciente haya sido víctima de abuso emocional, acompañando su despersonalización con una sensación de desesperanza y desesperación, y hasta ciertas ocasiones, ataques de ansiedad, cayendo en un estado de depresión mayor y llanto constante.

La despersonalización también puede acompañar la privación de sueño, el estrés y la ansiedad. Un estudio sobre estudiantes de pregrado encontró que individuos con una puntuación alta en la subescala de despersonalización/desrealización de la Escala de Experiencias Disociativas, exhibieron respuestas más pronunciadas de cortisol. Individuos con alta puntuación en la subescala de absorción, la cual mide experiencias de concentración con la exclusión del darse cuenta de otros eventos circundantes, mostraron respuestas de cortisol más débiles.


Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Despersonalizaci%C3%B3n

lunes, 21 de agosto de 2017

No ser más estúpido de la cuenta.


Acabo de ver un capitulo de una serie titulada “the last man on earth” (el ultimo hombre en la tierra)
En el mismo, Phil, protagonista de la historia, se dirige a la que había sido su casa antes del incidente con el virus. Causante de la muerte de casi toda la población. Entre los vivos,  unos pocos contados con los dedos, aparecía su hermano Mike. Había pasado un tiempo desde que saludara a su hermano y lo dejara en la casa, para que muera tranquilo. Al parecer los efectos del virus comenzaron a atacarlo poco tiempo después de que ellos se hubieran encontrado.
El punto es el siguiente, nuestro protagonista está a punto de abrir la puerta del cuarto de Mike, mientras todo parece calmo en el vecindario. Phil no es capaz de abrir la puerta, le aterra la idea de encontrarlo muerto. Sin embargo deja una nota y se marcha de la casa para volver con el grupo.
Esto me hizo acordar a la teoría del gato de Schrodinger.
El observador altera la realidad, hace elegir a la realidad entre alguna de las posibilidades. En el caso del gato, el gato estará “vivo y muerto a la vez” hasta que alguien abra la caja donde estaba y se decida que es lo que pasa. Algunos alegan que el universo tiene una bifurcación, en uno de esos universos el gato estará vivo y en el otro no. Uno jamás lo notará a menos que seas tu otro yo del otro mundo.
Recuerdo muchas veces en donde la posibilidad de algo bueno me traía alegría. Quizás estaba ocurriendo lo peor, nunca lo sabría, pero sin embargo estaba contento igual. Por ahí si en el momento me dijeran la realidad de lo que hicieron muchos todo sería muy diferente.  
No significa esto ser un cobarde y no abrir puertas por miedo, significa no ser estúpido y no abrir lo que no es necesario abrir. Porque tal vez la puerta sea un invento nuestro y en su contenido haya solo engaños.
Al fin de cuentas el humano es un ser de sentimientos y mantener en balance los mismos es crucial para que sus propios demonios no lo maten literalmente.
Esto es todo muy lindo así explicado, sin embargo se que cada uno hace lo que puede y lo que siente. Esto no significa que es la mejor opción no arriesgarse nunca. Sino una alternancia multiple de condiciones que establecen estados a partir de posibilidades. Cuando es realmente que una posibilidad muere? El tiempo y su dilatación, regresión o aceleración no podría arreglarlo? No hay que dejar nada por sentado y valorar cada opción. El caos es inevitable, que esta bien y que esta mal entonces?
En el caso de Phil, es mejor vivir sabiendo la verdad de la muerte de su hermano? O es mejor dejar la posibilidad aun cuando la “realidad” es que está muerto? o dejar la posibilidad aun cuando la realidad es que esta vivo y jamas saberlo? O lo que según la teoría dice, dejar la chance del 50 y 50 de que este vivo o muerto o vivo y muerto a la vez? Entiendo claramente que somos llamados oportunamente por nuestras inquietudes. Podríamos vivir con el vacío de no saber la respuesta?
A veces independientemente del resultado se encuentra el estado de la persona. Se debe determinar por balance si el daño podrá ser superado, procesado y aceptado, o si la esperanza puede hacer mas leve una vida que moriría sin ella.

La cautela también es saber obrar. Es feo llorar un muerto que no es tal. Y los momentos para descubrir las cosas pueden hacer de todo algo más prospero.  
Dicen "corazón que no ve, corazón que no..." sé que sos capaz de reconocer ese dicho. 
Sin embargo admito que muchas veces perseguimos aquello que nos lastima y eliminamos cualquier clase de chance con otras posibilidades (tal vez mas agradables). A veces porque creemos que nos  lo merecemos, otras veces para no ilusionarnos de más, en fin... hay diferentes variantes. 
No somos maquinas calculadoras capaces de tirar los sentimientos a la basura, la realidad nos va dejando en diferentes estados... que es lo mejor?
Cada uno tiene una respuesta personalizada.


Expectativa... realidad.


En ocasiones me siento anulado. Todo el intento queda frustrado en resultados alejados de las expectativas.
Las expectativas son las incorrectas dicen. Pero tampoco veo viable andar acomodando las expectativas a nuestra conveniencia desde el punto de vista  de la accesibilidad de forma fácil.
Nunca nos esforzaríamos. "Vos das hasta este punto y eso es todo lo que  eres capaz". No es así.
Si, es una realidad que queremos muchas veces lo que no tenemos.
A veces necesitamos pequeños impulsos, que nos marquen un poco el camino.
Tratar con personas se hace complicado. Demonios que así lo es, muchas veces!
Me di cuenta que no sé como hablarles, no sé que es mejor decir, o qué les podría interesar.
Hasta a mi mismo me parece que puedo ser distante, aburrido, desinteresado.
Algunos días siento tener la culpa completamente, otras veces lo veo como una coparticipacion con los demás, algo que se acumula y se entrama de a poco hasta que ninguno sabe ayudar a desenvolver la situación, y hacerlo mas funcional.
Porque debo ser sincero, antes me sentía al menos más cómodo conmigo mismo.
Lo siento pero no sé ser genial.
Es mas fácil de ver todo lo que parece ser más desmotivador de mí. Pero aveces es cuestión de ayudar con un pequeño impulso.
Ahora que lo veo, me doy cuenta que muchas veces intente eso como si fuese algo que conociera pero desde el inconsciente. Ayudar.

viernes, 18 de agosto de 2017

Proyecto propio







Te extraño







Coldrain - Gone










El impacto fue demasiado fuerte.
Estuve un rato largo intentando dilucidarlo mientras el aire acariciaba mi cara esa noche.
Era un poco cobarde al intentar guardarlo todo, sin embargo nadie podía juzgarme. No después de las ocurrencias y convalecencias.
Que pensarían del enfermo? bueno ya no importa.
Había sido demasiado extraño... con el terror invadiendo mi cuerpo, los nervios a flor de piel tensando cada parte de mi cuerpo... casi que ni cabía en mi mismo, y así decidí hablarte, entonces me respondiste con las palabras mas frías que me habrían dicho jamas.
Ahh lo veo ahora, aquello que sale de la realidad, aquello que pasa tras el velo y nadie nota. La tinta estallando desde el corazón y tras su paso dejándolo en piedra. Ni una esperanza en sus ojos. Solo el suspiro se perdía desde sus labios, un aire que nunca volvería. Creen el el tiempo? yo me di cuenta lo maldito que puede ser.
Sentí la necesidad entonces de romper a tirones la escena, de volcar el decorado y escupir sobre el cielo, puesto que ya todo era una mentira. La familia, los autos que pasaban, la gente, la televisión, los ruidos de afuera...
Tal vez me encontré de repente leyendo las letras de otro autor en un blog donde exponía sus duros pesares. Y sin embargo... allí escondido aun permanecía.. la vida. Oh si, incluso allí.
Pero esto.. aggh esto, esto que soy, esto que siento, es repugnante, lo juro.. el pecho duele pero de alguna manera lo agujerea y llega al alma. Delirio, ojos desorbitados, muerte. No frena, ayuda!... eso esta mal, me asusta.
Bronca, rabia... luego está exhausto, después calma, tranquilidad... putos deberes momentáneos, cotidianos, vacíos... creo que aquel sistema sabe autoreiniciarse para joderme otra vez.
Quizás quede este trozo que demuestre los cientos de post abortados, que jamas llegaron a ser por un padre fastidiado que ya poco entiende lo que esta mal y bien.
Pero claro... NO!! mejor no dejar pistas... no vaya a ser que lo lean, waw me produce una risa eso...
quien podría llegar a leerlo tonto? no te ves?
Ahí estaba rehaciendo una historia trágica como si un marinero contara su relato agregándole dramatismo, elementos fantásticos, haciéndola una aventura épica donde un monstruo de los mares había surgido.
Llegaban las noches para tirarlo al mundo de los sueños. Allí aveces su alma se restauraba.

Hoy estaba riendo pero mi hermana llego alegre desde el comedor
"Soy Micky Mouse" dijo en un tono agudo y algo chistoso... por que carajo yo tengo que pasar por eso?
Tal vez yo no sea alguien que deje pequeños recuerdos como ellos a mí.
Sino quizás algún día me hablarían, o al menos un pequeño saludo llegaría.

El silencio con sus recuerdos duele. Ya no es entretenido, no es mas gracioso, no es mas desafiante, esto es estar cerca de la muerte. Voy a mantenerte en mi cabeza lo juro, el problema es que no soy un fenix.


lunes, 14 de agosto de 2017

Cómo acelerar, detener o regresar el tiempo atrás.






«Liber Temporis»: cómo acelerar, detener o regresar el tiempo atrás.

Dos hechos fácilmente verificables: en la infancia, el verano es eterno y las vacaciones duran para siempre; después de los 35 o 40 años, el verano es un suspiro, y las vacaciones, una fracción miserable del tiempo.

¿Por qué el tiempo parece correr más lento cuando somos jóvenes, y por qué parece acelerarse a medida que envejecemos?

Actualmente, como nunca antes en la historia, vivimos partiendo el tiempo en fracciones cada vez más pequeñas. Frente a esta estremecedora sucesión de instantes, muchos de ellos redundantes, un individuo subversivo puede, por ejemplo, deshacerse de todos sus relojes, pero lamentablemente no podrá escapar del que está instalado en su cabeza.

Nuestro cerebro es capaz de fraccionar el tiempo en años, días, e incluso en milisegundos; precisamente porque el tiempo es una dimensión fija; es decir, una dimensión que puede fragmentarse sucesiva y objetivamente.

Incluso sin un dispositivo externo a mano, nuestro reloj interno a menudo hace un excelente trabajo para medir el tiempo. Si le pedimos al lector que adivine la hora exacta, justo en este instante, es probable que su estimación no se encuentre demasiado lejos de la verdad. El problema, en todo caso, no es calcular el tiempo, sino el modo en el que lo percibimos.

Nuestra percepción del tiempo no siempre es precisa; de hecho, es completamente subjetiva. Dependiendo de las circunstancias, el tiempo puede parecer que se expanda o que se contraiga, es decir, que se acelere, se ralentice, o incluso que se detenga por completo.

Durante décadas, los científicos dedujeron que nuestro cerebro contaba con un dispositivo interno, un cronómetro encefálico, por llamarlo de algún modo, capaz de emitir pulsos en series regulares para medir aproximadamente el tiempo. Pero hay un problema con esta hipótesis:

Contrariamente a lo que ocurre con nuestros sentidos, como la vista o el tacto, por ejemplo, cuyos datos son procesados en áreas específicas del cerebro, nuestro sentido del tiempo no tiene un espacio propio, sino que se mueve a lo largo de toda la red neuronal.

Esto significa que nuestro sentido del tiempo gobierna sobre todos los demás.
El cerebro realmente hace un esfuerzo colosal para editar la realidad y presentarla de un modo lógico, básicamente para que podamos entender qué mierda sucede ahí afuera y cuán rápido o lento ocurren las cosas. Y si bien es cierto que el tiempo es objetivamente igual para todos, cada uno de nuestros cerebros construye su propio tiempo de acuerdo a las circunstancias de la realidad que debe procesar.
Muchos investigadores chúcaros realizan una comparación caprichosa entre la duración de un minuto agradable, como un beso, y otro desagradable, como aguardar en la puerta del baño para realizar un depósito orgánico con suma urgencia. Es fácil deducir que el minuto en el que transcurre el beso pasará rápido para el sujeto, mientras que el otro parecerá durar muchísimo más. Pero el placer o el displacer no tienen nada que ver con nuestro sentido del tiempo; sino que ambos factores influyen en cómo registramos esos eventos.














El tiempo no transcurre más rápido cuando besamos, ni más lento cuando sufrimos. Lo que ocurre es lo siguiente: cuando vivimos una situación de estrés, nuestra amígdala cerebral, conectada estrechamente con las emociones y la memoria, altera la definición de registro de ese suceso, como si pasara de grabar en VHS a Blu-Ray.

En definitiva, cuando experimentamos un momento de tensión, nuestro cerebro archiva ese acontecimiento en una resolución mucho más alta que, por ejemplo, la que utilizaría para archivar el proceso de calzarse las medias en la mañana.

Al contar con recuerdos más vívidos, es decir, con mejor resolución, estos contienen un mayor caudal de información. Es por eso que al recordarlos (o reproducirlos), incluso unos pocos segundos después de que hayan ocurrido, estos parecen haber transcurrido de forma más lenta.

Todos sabemos que una olla llena con agua tardará mucho más en hervir si uno la está mirando.
A este fenómeno se lo conoce como percepción prospectiva del tiempo: básicamente ocurre cuando estamos experimentando algo que nos permite anticipar con mucha eficacia lo que sucederá después, por ejemplo, cuando ponemos una olla llena de agua sobre el fuego.

Esta hervirá, así de simple. Sabemos que lo hará porque conocemos ese patrón de la realidad, y por eso mismo nuestro cerebro se enfocará en el último eslabón del acontecimiento, haciendo que tiempo inmediato parezca transcurrir más lento.

Por otro lado, cuando estamos muy concentrados en algo sobre lo cual no podemos anticipar con exactitud cómo terminará; es decir, cuando el cerebro no cuenta con un patrón predecible, por ejemplo, cuando nuestro equipo de fútbol está perdiendo 1-0 y faltan 10 minutos para el final del partido; además de pedir penales inexistentes, nuestro cerebro atenderá únicamente el tiempo inmediato, motivo por el cual este parecerá transcurrir más rápido.

Otro fenómeno interesante es la llamada percepción retrospectiva del tiempo: en resumen, se produce en situaciones monótonas, sin ningún tipo de estímulo. En estos casos, el cerebro registra la realidad en baja resolución; o puede que incluso no la registre en absoluto; de manera tal que podemos experimentar dos cosas: o el tiempo transcurre más lento, o parece no transcurrir en absoluto.
En síntesis: el tiempo no pasa más rápido cuando nos divertimos, ni más lento cuando sufrimos. Es la calidad en la definición del recuerdo entre ambos ejemplos la que varía, desde baja a muy alta, de forma tal que al recordar el suceso el cerebro presenta mayor o menor nivel de detalles, y, en consecuencia, de información procesada, con lo cual el tiempo parece haber transcurrido más o menos rápido.

Ahora bien, aquellos que se hayan tomado el tiempo para llegar hasta aquí probablemente se pregunten de qué forma es posible acelerar, detener o regresar el tiempo atrás. La clave, en todo caso, está en dejar al tiempo tal como está; y en cambio desafiar la forma en la que lo percibimos.
¿Por qué cuándo somos chicos los veranos duran más?

¿Por qué cuando crecemos el tiempo parece transcurrir más rápido?

Porque existe una estrecha relación entre el conocimiento y el desconocimiento de las cosas con nuestra percepción del tiempo.

Cuando somos jóvenes, todo es nuevo; y el cerebro trabaja constantemente para aprender cómo funciona la realidad. El verdadero problema con el tiempo comienza cuando «la primera vez», para cada cosa que hagamos, queda definitivamente atrás: primer día de clases, primera salida nocturna, primera novia, primer desengaño, primer viaje solos, primer trabajo, primera casa, primer hijo...
Al estar bombardeado por nuevos estímulos, aún cuando estos estén proyectados para un futuro próximo, el cerebro registra la realidad con mayor densidad de calidad. En definitiva, nuestra percepción del tiempo es más densa, y por lo tanto el tiempo parece ir más lento.

En la edad adulta, cuando ya quedan pocas «primeras veces» por delante, y el cerebro ya conoce a la perfección los patrones de la realidad, es fácil caer en una percepción del tiempo más rutinaria y predecible. Por eso el tiempo parece transcurrir más rápido.

Lo peor de todo es que esto funciona así incluso en aquellas personas que se jactan de llevar un estilo de vida excitante.

El cerebro no gasta energía en capturar situaciones predecibles: despertarse a la misma hora, alimentarse, trabajar (habitualmente en lo mismo), ocuparse de sus vínculos sociales y/o familiares, mantener una relación de pareja, dormir. Por más entusiasmados que estemos por la nueva temporada de House of Cards, a nuestro cerebro le importa muy poco, de forma tal que la definición de registro de la realidad se vuelve cada vez más pobre con el correr de los años.

Una persona adulta, que no haya vivido grandes sobresaltos, buenos o malos, en las últimas cuatro semanas, puede revisar sus archivos mentales y descubrir que ha retenido muy poca información al respecto. Ese tiempo no solo ha pasado velozmente, sino ha desaparecido en un vasto océano de instantes superfluos. No hay nada, o muy poco, que valga la pena rescatar.
Sin embargo, no todo está perdido.

Nuestra percepción del tiempo no se anestesia con los años, aunque de hecho el cerebro hace todo lo posible para establecer rutinas y patrones que le permitan gastar menos energía y mantenerse en un entorno seguro. Por eso, después de cierta edad, te cuesta salir de noche, por eso tus placeres se acomodan dentro de una realidad sin sobresaltos.


Por suerte, cada ínfimo cambio en la vida sacude nuestros circuitos neuronales: lo nuevo, lo imprevisto, lo que nos agita en nuestra monotonía, también obliga al cerebro a deshacerse de los viejos patrones con los cuales viene interpretando la realidad desde que somos adultos. De ahí la importancia de seguir estudiando, de seguir aprendiendo cosas nuevas; y sobre todo de reprogramar constantemente lo que consideramos incuestionable. Porque si bien es imposible acelerar, detener o regresar atrás el tiempo, sí podemos aprender a vivirlo mucho mejor.



Fuente: http://elespejogotico.blogspot.com.ar/2017/05/liber-temporis-como-acelerar-detener-o.html

jueves, 27 de julio de 2017







Que es ese vacío...? Y por qué le tengo tanto miedo?
Será que allí, en ese hipotético lugar, todos los valores, todas las intensiones se pierden?
Es un lugar en el que no podría ser siquiera recuperado... donde todo lo que fui se desvanece.
Caer en el olvido, sin posibilidad de ser recordado.

Noto puntos de referencia, paralelismos. Temor a la "no trascendencia" por ejemplo.
A ser consumido incluso hasta el alma. 
Como si todas las personas que quiero fueran quienes podrían crear un agujero negro capaz de arrastrarme con fuerza como una muerte violenta, fría y cruel. Succionarme con su voracidad y colapsarme desde mi interior hacia mas adentro, hasta no ser ni siquiera un alimento. Ni siquiera un simple deshecho. Ni siquiera ser parte de esa mancha negra que se mueve en el mundo de los sueños pero que en realidad esta quieta.  

---

Y si la vida es una literal lucha de esas dos realidades queriendo dominar?
Si estamos en medio de algo colosal, una guerra y no nos damos cuenta?
En zonas del universo se agrandan espacios negros y en otras se crean estrellas y galaxias.
Quizás dos voluntades nos crearon, con discordantes melodías. Quizás estemos hechos
con ellas dos. 
Interconectadas, fluctuando, interaccionando con nosotros a todo nivel.
Sometiéndonos simultáneamente, en cada decisión. Tal vez por eso los cortocircuitos, los impulsos
disparados azarosamente.

Una danza de la muerte y vida eterna, perpetuándose hasta el infinito.
Quizás somos la herencia de un intento de entendimiento...
de escarbar hasta llegar a rasgar con la punta de la uña la razón interior de esas consciencias. La voluntad de estas de descubrirse realmente, para saber quienes son.

No es que le tema a la muerte, a quedarme vacío, o al sentido de caer en el olvido. Le temo sólo a la idea, al concepto.
Como quien crea una bestia para dañarlo.  

jueves, 20 de julio de 2017

No puede ser...
Por favor que sea una mentira.
Lo unico que se es que este mundo es una mierda.
Todo lo que esta bien, esta "mal" y no puede existir, y se desvanece...
y todo lo que esta mal, está "bien", es lo que prevalece, lo que todos siguen, lo que debe ser.
No puedo creer como todo se puede destruir en un segundo.
Todo lo que creo es aniquilado, todo lo que me gusta buscan disolverlo... todo en lo que creo es sentenciado injustamente.
Todos pueden irse a la puta madre.





lunes, 3 de julio de 2017

Algo más


Tal vez los ambientes cargados de soledad me llenan de alguna manera como si estuvieran tocando una fibra sensible de mi alma. Tal vez inconscientemente cuando nos encontramos en uno de esos lugares, uno mismo comienza a valorar realmente lo importante que son algunas personas de este mundo. A veces ese lugar, no es lo que se diría precisamente "un lugar" sino que es un estado temporal...
Cuando hay algo de "desolación" en algún lugar, cuando hay "cierto algo" que no puedes explicar, obvio que las sensaciones son diferentes dependiendo de si ese lugar es "hermoso" o "desagradable" pero si estás con aquella persona especial, uno sentirá que ese lugar le esta demostrando lo importante de que ella .. se encuentre allí.
Tal vez es una noche estando en un bosque viendo algunas luciérnagas a lo lejos, e inspeccionar los detalles justamente por no tener a nadie cerca. Es darte cuenta que hay algo mas allá de uno y de los humanos. De percibir la magia como un fluido natural pero oculto. Es tal vez ver las estrellas una noche, y sentir que algo alli arriba vive, y se mueve. O escuchar el viento pasar...
O sentir la calidez del sol en un día, o escuchar los pájaros cantar como si todo fuera alegría.
Hay algo más

domingo, 18 de junio de 2017



Hay un miedo profundo, quizas es algo que este bien oculto dentro de nosotros.
Un miedo que muy pocas veces siento.
Aparece cuando me siento, un poco mas solo.
Quizas estando en mi cuarto sin nadie mas, aunque toda mi familia este en mi casa.
Es como si estuviera aparentado con... el miedo a ser olvidado, a ser inexistente en la vida de los demas, a no ser importante.
Me doy cuenta que en ese preciso momentos yo estoy pensando en ellos, en todos mis conocidos, mientras ellos... estoy completamente seguro, no estan pensando en mi. Es un miedo... existencial.

Un punto en donde el pasado el presente y el futuro se juntan... yo estoy aqui... y veo tantas cosas... pero el enfasis, lo que mas puedo notar es... el miedo, es lo unico seguro.
El miedo que desespera y frustra cada idea.
Un miedo que crece en este preciso momento cuando entiendo un poco mas de los alejamientos y de las personas que perdi. Mis amigas, mis alguna vez pretendientes, mis conocidos.
Cada persona es un mundo que jamas podre comprender. Es un miedo creciente que se hace mas fuerte a medida que pienso... que se suma con otros miedos.
Miedo a la soledad, a la intrascendencia.
A lo extraño y los detalles encontrados que hacen de todo algo mas desconocido. A esa pizca de terror que comienza a inundar las escenas transformandolas en siniestras.
Todos con sus vidas... tan atentos a lo que hacen en esos momentos.. y yo... aca.
Puedo recrear lugares, inventar situaciones... incluso personas... pero es solo un viaje de mi mente.
Miedo al rincon quieto donde hay mas oscuridad... miedo a la vida de objetos inanimados... la gota callendo en la pileta del baño... el reloj sin pilas... la mirada del muñeco en un estante del living familiar utilizado como decoracion.
Quizas haya desolacion en mi mundo...
Ni siquiera hay un monstruo cazandome.
Solo la desencajante vida que tengo... la desubicacion dentro de un mundo personal...
la falta de sentido de los segundos que se acumulan en un pisar de instantes que crean mi presente.
Es la falta de consuelo... y es la creacion de fantasias... imaginando un abrazo esperado que nunca llegara.
Es verse viendose y ese que mira mirandose, estando asustado.
Cuando tu lugar deja de sentirse como tal y actuas por acostumbramiento a como si lo fuera. Y no sabes actuar de otra manera, no te sale de otra manera. Y auque algo te molesta no hay forma de hacer algo diferente.
Y fue cuando entendi que todo estaba perdido. No era conseguir cautivarla o generar sentimientos de atraccion, no era mendigar cariño. Era simplemente saber que le importaba.
El nudo dolio en su garganta y su vulnerabilidad crecio hasta dejarlo seco.
Miro su mano en un gesto de notarse siendo el mismo. Se sintio la cosa mas vulnerable del mundo. Se sintio... insignificante. Era el miedo multiplicado por mil...
ya no de presentir el peligro... sino que era mas oscuro.
Era ver al peligro entrando, ya ingresando en el sistema. Un fluido bizcoso yendo por sus venas, manchando las neuronas de su cabeza. Era saber que estaba infectado, saber que la enfermedad estaba instalada y habia comenzado.
Decidio entonces que moriria.

espejo

te preguntaras por que yo estoy aquí y tu ahí,
en el mundo real. Te mortificaras con esa clase de preguntas cuando tu vida vaya mal, cuando el mundo parezca una mentira o te rechace. Volveras a pararte frente a mi.
Casi que se me escapa una sonrisa por verte así viéndome, aunque en realidad estas viéndote.
Hace ya un par de años que no volví a sentir la sensación de que me descubrieras, dejaras de verte y
comiences a verme. Tuve miedo pero poco a poco fui entendiéndolo. Entender la mentira que eres. Porque antes que preferir la cruda verdad prefieres la falsedad.
Odie cuando intentaste tocarme, tocarte, una caricia propia para consolarte, querías llegar realmente a ti mismo como si pudieras cruzar tu carne y rozar tu alma. No te acerques a mi.
Soy una marioneta de ti, pero tu eres peor, sos una marioneta de ellos entonces te odio. Por tener que ser como tu.
Antes que intentes enredarme con tus palabras habladas en voz alta por tu mente, cuando vas a desistir? no hay nadie del otro lado.
El teléfono seguirá sonando, yo lo escucho desde acá. La casa esta vacía y yo no voy a moverme a menos que tu lo hagas.
Tuve por primera vez esa frustración e impotencia, esa pinchazón, esa rabia que me carcomía siempre la cabeza.
Entonces lo entendí... descubrí esa parte de mi que quería con muchas fuerzas que sufriera, que simplemente SINTIERA ALGO. No podía aguantar aquella indiferencia, aquel desprecio.

Esa es la respuesta que tenemos ante las situaciones.
La gente no entiende esa clase de reacciones. A veces se trata de que nos dijeron algo, o nos hicieron algo y nos encontramos ahí gritándole, escupiéndole como una forma de descargo, cualquier clase de palabras hirientes.
Se trata de hacerle sufrir lo mismo que estamos pasando. O al menos en igual proporción. 
Ni uno lo comprende en ese momento, solo le surgen unas ganas increíbles de defenderse, de frenar un ataque. Esa es la verdad, nos sentimos atacados y estamos muy a la defensiva. 
Y no podemos tolerar que se piense así de nosotros y se nos pase por encima sin atenerse a las consecuencias. Entonces actuamos.
Ahhh la envidia, la cólera, la soberbia, aveces corresponde a esto o tiene algún punto de conexión.
Nos sentimos dañados.

Últimamente veo que mi caparazón esta fallando, que esos mecanismos de protección no tienen ni la mínima intensión de salvarme.
Acudo a respuestas sencillas para evitar el problema, taparlo, esconderlo, con la excusa y la promesa de que mas tarde abordare la situación como se merezca.
Pero algo falla, nunca tengo la información completa, o incluso la mínima indispensable, la correcta.
Entre lagunas debo llenar los huecos pero es como armar una supuesta escena con miles de elementos dispersados posibles sin ninguna prueba contundente de que haya sido así. Para colmo el lente, la perspectiva, la subjetividad termina de complicarlo todo. Y mi lógica no es capaz siquiera de acercarse a una verdad.

Mas que un misterio interesante por resolver era simplemente contar con mas detalles el resultado, el caso de mi propia destrucción.
Cual era el punto de inflexión, cual era el error de arrastre.
Algo era seguro, nada, pero nada lograba explicarlo... todo parecía muy poco como para producir esas actitudes tan drásticas. 
No había nada. 
Ni siquiera escondido entre la profundidad de las penumbras,
Ahí en el abismo todo parecía ser el rincón de la agonía perpetua,
el lugar de la perdición con la gloriosa negrura de prisión de psicología siniestra
cegando en su inmortal desierto.
Un color sentenciado a cubrirlo todo inclusive después del fin de los tiempos.
Pero en algún lado en esa desquiciante oscuridad
le parecía sentir que surgía desde el suelo de cenizas negras,
un fuego rodeándolo a él, invisible, atestando todo de miseria.
Se alzaba con sus brazos aferrándose al momento.
Tal vez en realidad algo crepitaba dentro,
produciendo un chirrido semejante al de la madera quemarse
o cualquier combustible frente a la reacción química de la combustión.
Le pareció que en esas condiciones no importaba el espacio,
cuando todo se llena de sombras 
estas actúan sobre las dimensiones físicas
pudiendo "llenar de espacio" un aparente vacío.
El resultado es sorprendente,
infinidad hasta en el cuarto mas pequeño.

jueves, 6 de abril de 2017



Te molesta? No te ayudara mirar abajo todo el tiempo.
Si te molesta, mira al frente.
si quieres algo... extiende la mano
y si aun no lo alcanzas... extiendela mucho mucho mas.
Si sigues sin alcanzarlo...
...


martes, 4 de abril de 2017



Sin saberlo estaremos atravesando el fuego
habiendo sido maltratados por los golpes,
ardiendo en el tumulto de la guerra.
Con el alma magullada, envuelta en la desesperación de hacerse pedazos,
con la esperanza rota llena de hematomas,
y el humor arrebatado, llenos de un sin sentido, tan desgastados.
Sin saberlo iremos con una armadura puesta
hecha de las supuestas derrotas que serian victorias secretas.
Sin saber cómo... nuestros pies volverán a andar de nuevo,
y nuestras fuerzas renovadas surgirán aferrándose con mas pasión,
llevados por una pulsión más fuerte que la muerte y el dolor.
No hay estado de reposo después de aquel llamado.

Recuerdo una historia noruega donde un dado le tenia que ganar al seis.
Cómo era posible si incluso su lado de mayor valor llegaba simplemente a igualarlo?
La historia cuenta que el dado rueda y se parte por la mitad.
Una de sus caras cae en el 4 y la restante en el 3, dando como resultado el 7 ganador.
Es una forma de explicar que el azar en su rodar encuentra incluso el resultado fuera de las probabilidades.
Eso es lo que me gusta del caos.



Espero que mi naturalidad este ayudada por la suerte y el azar. Espero salir de las convenciones y encontrar al fin el resultado mas allá de los pronósticos.


domingo, 2 de abril de 2017

Extenso


En un momento del día me encontré ahí, parado y quieto, mirando el cielo nocturno en la entrada de mi casa.
Fue un aluvión de sensaciones intensas tomándome por sorpresa.
Lo primero que logré percibir fue el ruido del exterior; autos, colectivos, frenos... perros ladrando detrás de sus rejas. Luego naturalmente hice un viaje imaginativo a sectores donde nadie estaría mirando... 
Un grupo de amigos de barrio, en una esquina sentados, hablando de todo, contándose 
la vida. Sin idea de lo que estaría por acontecer. El barrio los había hecho unidos por la 
cercanía de sus bloques de apartamentos. Aprendieron a quererse, a integrar sus gustos dispares y disfrutar los que tenían en común. Poco sabían ellos en ese momento que eran tan felices y tenían todo el mundo por delante. Poco sabían, que se irían de lo que alguna vez fue su hogar. 
Luego la imagen cambió... la muchedumbre de un centro de alguna localidad siendo concurrido por personas. Yendo a comer, tomar tragos, bailar en boliches, disfrutando en bares. Allí los jóvenes sonreían y se contaban chistes. Un muchacho estaba nervioso por ver a la chica que le gustaba. Por otro lado otra chica miraba con interés a ese chico de pelo castaño, camisa blanca y gestos simpáticos, mientras hablaba con sus amigas sobre él. Tenía la esperanza de acercarse encontrando una oportunidad de que al fin suceda y guste de ella.
Cuando volví, aprecié el ruido de la brisa haciendo susurrar las hojas de los arboles. Todo estaba tan quieto y calmo en el centro, en mi lugar. El mundo era algo extenso, demasiado para captar todas las historias. De alguna manera estaba familiarizado con sensaciones que muchos sentían en ese momento o sentirían en alguno más adelante. Ser el observador es tan... diferente. 

lunes, 27 de marzo de 2017

Likes


Y mientras mi vida se llenaba de dudas, estoy seguro que la tuya comenzaba a relucir.
Con desbordantes tonos de un "nunca jamás" y con alegrías chispeantes de lo que aun no acontecía. Sabias que ya no estabas enferma y que era cuestión del simple tiempo obtener felicidad.
Es ahí cuando... ese tiempo en sí, no supone un real problema, no supone una distancia demoledora, sofocante, asesina. Pues aquello que esperabas aparecería. 
Algunos no tendrían esa suerte, esperarían cosas posibles siendo destruidas por la improbabilidad.

Por qué se me hace que no sabes distinguir los likes? quizás alguno se te pase desapercibido, quizás uno no sea un simple "like". Quizás quiera decirte que te extraña, que esa persona se encuentra todavía ahí para vos. Que te quiere.

Es fácil dar un like, o escribir un comentario, pero es difícil dárselo a una persona con las que pasaste ciertas cosas. Creo que hace falta un poco de fortaleza para eso no lo crees?. 
Mientras uno del montón puede enviarte el like sin inconvenientes, aquel que tiene miedo se quedara minutos enteros luchando contra sus demonios, intentando deducir si es correcto o no hacerlo. Aparentamente pulsar un botón con un click no siempre es tan sencillo.
Para finalmente que lo positivo y todas las cosas buenas ganen. Aunque quede como un estupido, aunque la persona a quien este dirigida no se de cuenta de lo que encierra verdaderamente NUNCA. 

Esa es la pequeña gran historia de las injusticias, la pequeña gran historia de los miseros detalles, de los misterios viajando por el espacio rozando nuestras dimensiones. De como lo mismo puede cambiar infinitamente de sentido según intervenciones de todo tipo.

Hay mensajes que nunca llegan, no por que el que las envía no tenga el coraje de hacerlo explícito, sino porque el que las recibe no es capaz de vislumbrarlo. 


Lo improbable no muera mientras sea posible.
El silencio está aveces lleno de intenciones.